IMPACTO De Dios Para Tí, Marcando la Historia...

¿Qué es un Pastor y cuál es su responsabilidad?

La palabra griega para pastor que aparece en el Nuevo Testamento es poime1. En su sentido natural, es uno que cuida manadas o rebaños, no meramente uno que lo alimenta. También, el Nuevo Testamento presenta la imagen metafórica de Cristo como el buen pastor, Cristo dijo: “Yo soy el buen pastor; el buen pastor su vida da por las ovejas” (Juan 10:11). A los que Dios llama a cuidar su grey, la Biblia los presenta también en forma metafórica como pastor.  “Y El dio a algunos el ser apóstoles, a otros profetas, a otros evangelistas, a otros pastores y maestros,…” Efesios 4:11. La Biblia presenta al pastor como uno que conduce y apacentar el rebaño. Es importante notar que en el Nuevo Testamento se usa tres nombres o cargos en forma indistinta para referirse a los que tienen la función de cuidar, pastorear, guiar y apacentar la Iglesia de Dios. Esos términos son: Anciano (presbuterio), Obispo (episkopos), y Pastor (poime).

Los ancianos, a la luz del Nuevo Testamento, eran un grupo gobernante que atendían las congregaciones locales  aunque, de en medio de ellos, había un anciano principal o general. El cargo de obispo (supervisor) es una palabra compuesta de epi= sobre y skopeo= mirar o vigilar. La versión bíblica  Reina Valera traduce “Guardianes de vuestras almas”.

Los pasajes bíblicos de Hechos 20:17, 28 y 1Pedro 5:1-4 demuestran cómo se usaba el cargo o nombre de obispo o pastor indistintamente. Hechos 20:17. “Enviando, pues,  desde Mileto a Éfeso, hizo llamar a los ancianos de la iglesia. Verso 28, “Por tanto, mirad por vosotros, y por todo el rebaño en que el Espíritu Santo os ha puesto por obispos, para apacentar la iglesia del Señor, la cual El ganó por su propia sangre. 1Pedro 5:1-4, Ruego a los ancianos que están entre vosotros, yo anciano también con ellos,  y testigo de los padecimientos de Cristo, que soy también participante de la gloria que será revelada: 2. Apacentad la grey de Dios que está entre vosotros, cuidando de ella, no por fuerza, sino voluntariamente; no por ganancia deshonesta, sino con ánimo pronto; 3. no como teniendo señorío sobre los que están a vuestro cuidado, sino siendo ejemplos de la grey. 4. Y cuando aparezca el Príncipe de los pastores, vosotros recibiréis la corona incorruptible de gloria.”

A la luz de los pasajes del Nuevo Testamento las funciones pastorales son:

  • Conducir o guiar la grey. Darle cuidado tierno y supervisión llena de atención. La palabra griega Jegeomai significa conducir el camino, presidir, y tener gobierno.
  • Cuidado espiritual. Esta función se demuestra cuando se usa el nombre obispo, los cuales deben velar, cuidar que no entre la falsa doctrina.
  • Visitación. Es interesante que cuando la palabra obispo (episkopo) se traduce obispado (episkope) significa visitación. Entonces es una de la funciones del cargo pastoral.
  • Apacentar (poimaino) actuar como pastor. Dar pacer (alimento) a su rebaño.
  • Enseñar. La enseñanza es considerada una de las funciones principales del pastor. “…apto para enseñar;”  1Tim. 3: 1

 

Es importante que los que Dios ha llamado a este ministerio se apoderen de estas  responsabilidades.

En el capítulo 23 del libro de los Salmos encontramos la siguiente afirmación: “Jehová es mi Pastor; nada me faltará”.  La figura bíblica del pastor es hermosa.  Lo presenta con su cayado y su vara representativa de su cuidado y corrección. Además, nos muestra los momentos de sacrificio y entrega al dejar las noventa y nueve y salir a buscar sólo una, sin tener en cuenta los peligros que tenía que enfrentar en el camino. En su mente sólo había un fin: “debo encontrar la perdida”. Muy bien pudo haberse encontrado un lobo, un león, un oso, una serpiente, en fin, tantos obstáculos, sin embargo, su pasión por la oveja perdida (¿cómo estará?, ¿estará herida?, ¿habrá muerto?) le motivó a enfrentar todos los riesgos y peligros del bosque a fin de encontrar sólo una.  Presento esta figura porque la Palabra dice: “Y cuando aparezca el Príncipe de los pastores, vosotros recibiréis la corona incorruptible de gloria” (1Pedro 5:4).  Esta figura del Gran Pastor nos lleva y, a la vez nos obliga a preguntarnos, ¿qué es un pastor?

Un pastor no es un asalariado, no es un oportunista, no es un negociante. Un pastor no es una persona enceguecida ni amante al dinero. Un pastor es la persona que responde a un llamado específico para apacentar la grey del Señor. Ahora bien, si tienes un llamado genuino y posees evidencias irrefutables de que la mano de Dios está sobre ti y te ha separado para el pastorado, es necesario que tengas presente lo siguiente y nunca olvides que:
1.    El pastorado es un ministerio que absorbe todo el tiempo.

Un pastor es una persona que no puede disponer siempre de su tiempo como lo haría cualquier otra persona.  Todas sus horas están dedicadas al cuidado, a la protección, a la alimentación y al crecimiento del rebaño que se le confió.  Un pastor puede ser llamado a cualquier hora de la noche y del día, y su respuesta tiene que ser “voy”.  En el pastorado no hay negativas, cuando de su tiempo se trata, porque este ministerio pastoral absorbe todo el tiempo. Posiblemente, algunos de nuestros lectores piensen que esto es una “utopía” o algo que no es posible; por el concepto que hoy día se presenta del pastor moderno. Es lamentable tener que admitir que en nuestros días hay algunos pastores que no visitan, no tienen contacto con sus ovejas, no se esfuerzan por alimentarlas ni por proteger a sus rebaños. La Palabra nos dice en Ezequiel 34:4: “No fortalecisteis las débiles, ni curasteis la enferma; no vendasteis la perniquebrada, no volvisteis al redil la descarriada, ni buscasteis la perdida, sino que os habéis enseñoreado de ellas con dureza y con violencia”.

Amado hermano que tienes un llamado pastoral, “cumple tu ministerio con  pasión,  con  pericia, con   entrega.   Sé responsable en conocer el estado de tus ovejas como dice su Palabra en Proverbios 27:23: “Sé diligente en conocer el estado de tus ovejas, y mira con cuidado por tus rebaños”; pero sobretodo, pídele a Dios un corazón de pastor que se desviva por tan sufrido y esforzado ministerio.

2.    El pastorado impone y obliga, como imperativo, al estudio.

Una de las cosas que me demuestra que una persona no ha sido llamada a ser pastor de una iglesia es que no tenga ningún interés por el estudio. El que dice que tiene llamado a ser pastor y no siente deseos de estudiar o no le gusta hacerlo ya tiene en sus manos la prueba de que Dios no le ha llamado a pastorear.

¿Por qué es importante que al pastor le guste el estudio? Porque tiene ante sí un pueblo hambriento y sediento de buena Palabra. Hay un pueblo que desea comer pasto verde, no seco, no un mensaje enlatado o sacado del microondas, sino un mensaje producido por Dios a través del responsable estudio de las Sagradas Escrituras. Además, debe tener inclinación a la investigación y al análisis de las cosas. Hoy por hoy, tenemos ovejas que estudian, que se preparan, por lo tanto, deben tener pastores que estudien las Escrituras de tal manera que satisfagan las necesidades del pueblo.

Un rebaño no se mantiene con dramitas, coros y programas muy bien elaborados y esto no es que sea malo. Debemos entender que lo único que satisface el hambre y suple la necesidad de una oveja que ama al Señor es la bendita Palabra de Dios expuesta por hombres llamados a su servicio. Un hombre obediente que ame el estudio de las cosas santas. Amado compañero, no “empaches” al pueblo, busca la dieta balanceada en tus rodillas, Dios te dará el menú espiritual para cada día. Si así lo haces, tendrás un pueblo muy bien alimentado y, sobretodo, sano.

Conviértete en un estudiante acérrimo de las Escrituras.  Cristo dijo: “Escudriñad las Escrituras; porque a vosotros os parece que en ellas tenéis la vida eterna; y ellas son las que dan testimonio de mí”. En 2da de Timoteo 4:13 Pablo le dijo a Timoteo, “Trae, cuando vengas, el capote que dejé en Troas en casa de Carpo, y los libros, mayormente los pergaminos”. Imitemos al profeta, comamos el rollo, será amargo en tu boca, pero dulce en tu vientre. “Y abrí mi boca, y me hizo comer aquel rollo, y me dijo: Hijo de hombre, alimenta tu vientre, y llena tus entrañas de este rollo que yo te doy. Y lo comí, y fue en mi boca dulce como la miel” (Ezequiel 3:2 – 3).

3.    El pastorado demanda que tengas una estrecha amistad con Jesús.

Si es imperativo estudiar las Escrituras, aún más es mantener una amistad con Jesús, lo cual es una gran necesidad hoy día. Cuando el ser humano elige amigos, casi siempre están relacionados con lo que les gusta. ¿Qué clase de amigos elegiría el Pastor? Definitivamente, a todos aquellos que de una forma u otra estén relacionados con su ministerio. Sin embargo, como toda persona sabe, siempre hay un amigo íntimo, siempre hay una persona con la que uno comparte más profundamente.  En el caso del pastor, sin lugar a dudas, ese amigo íntimo tiene que ser el Señor Jesús. El cultivo de esta amistad tiene que  ser a diario y cada vez más profunda.

La vida de Cristo encierra unos secretos bellos y nos muestra la pasión y el ardor por las almas. Ésta nos enseña cómo debe ser nuestro hablar, nuestro caminar, de manera que podamos suplir las diversas necesidades como Jesús así lo hizo. Si quieres cultivar la amistad de Cristo, lee los Evangelios y aprenderás a sentir como Él sintió, llorarás como lo hizo Jesús con Marta y María frente a la tumba, tendrás misericordia como la tuvo con la mujer adúltera, serás compasivo como lo fue Jesús con la viuda de Naín, serás firme y claro como lo fue con los fariseos, sentirás el celo por las cosas santas de Dios como lo sintió Jesús al tomar aquel látigo y sacar los mercaderes del templo. También sabrás cómo tratar a los niños cuando leas que tomó un niño de entre la multitud y les dijo a sus discípulos que si no somos como un niño no heredaríamos el reino de Dios. Sobretodo, aprenderás  que no hay gloria sin resurrección, y no habrá resurrección si no hay muerte, y no habrá muerte si no hay cruz, y no habrá cruz sin una traición.

Amado(a), compenétrate en la vida de tu amigo Jesús de tal manera que pudiesen decir de ti como dijeron de Abraham “el amigo de Dios”. Compañero(a), haz de Cristo tu mejor amigo. Él te entenderá, te ayudará, te consolará y en los momentos de crisis, Él te dirá: “Porque si en el árbol verde hacen estas cosas, ¿en el seco qué no se hará?” (Lucas 23:31); mas “Aprended de mí que soy manso y humilde de corazón” (Mateo 11:29). Aún más, como diría Isaías, “experimentado en quebrantos”, tu mejor amigo tiene y debe ser Jesús.

No será un buen pastor el que tenga “madera de pastor”, ni el que hable palabras que ni él mismo entienda.  Tampoco será un buen pastor simplemente porque tenga fluidez de palabras, ni porque tenga “don de gente”. Será pastor aquel a quien Dios llama y separa para esta bella responsabilidad. Hay gente que trabaja “como” pastor, sin embargo, no son pastores.  Esto no es “como” si fuesen, sino más bien que lo sean.

El Rev. Alexis Santiago Th.D Evang.D, es un aposionado por las misiones y Dios le ha concedido visitar cincuenta y siete (57) naciones. Comenzó el pastorado desde muy joven y actualmente realiza una labor misionera evangelística.
  1. ariel irain lopez Reply

    QUE DIOS BENDIGA AL AUTOR DE ESTA PAGINA, CUANDO LO QUE SE DICE, SE DICE EN EL NOMBRE DE NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO ES DE EDIFICACION PARA TODOS LOS QUE LO RECIBEN

  2. Valerie Narvaez Reply

    Que Dios bendiga este ministerio, y que siempre esa pasion , compasion y ese sentir que hubo en Cristo Jesus, permanesca hasta que el venga…ya sea que nos llame a su presencia o que nos arrebate hacia los aires para irnos con El. Hacen falta cristianos fieles e integros al llamado de Dios a la gran comision de nuestro Señor Jesucristo, verdaderos, comprometidos y de una sola pieza… que no se conformen a este siglo, sino a la perfecta volunta de nuestro Padre celestial…El mundo nesesita a Cristo y lamentablemente la iglesia de hoy lo nesesita aun mas que duerme tambien, y utilzan los metodos mundanos, sus sistemas y diseños para atraer a las personas y dejan al Espiritu Santo aun lado…cuando el que capasita y da la grasia y el poder es El. Que bueno q quedan personas como usted…Grasias por todo lo que inspira su integridad a Dios a mi vida….le hecha mas agua a mi pasion por Jesucristo. Dios te bendiga mucho….Grasias.

  3. ROSS Reply

    Bendiciones de Yahweh Elohim muy interesante este estudio y preocupante viendo que la mayoria de los llamados pastores, no tienen esas caracteristicas o cualidades, pues los llamados vienen del hombre.

Deje un Mensaje

*

captcha *